domingo, 10 de febrero de 2013

Las 5 C del Crédito

Consideraciones que tienen los bancos al decidir la aprobación de un crédito.

Cuentan que una vez le preguntaron a J.P. Morgan –afamado banquero norteamericano del siglo XIX–  en qué estaba basado el crédito comercial.  Él respondió: “el primer aspecto es el carácter, antes del dinero, la propiedad o cualquier otra cosa”.  Y es cierto, no en vano el Sr. Morgan llegó a ser un financista muy acaudalado: el carácter del cliente es un claro determinante del pago a tiempo y completo de un crédito, pese a las dificultades comunes a toda actividad comercial.  Sin embargo, hay otras consideraciones más allá del carácter al momento de analizar un crédito.

En ese orden de ideas, existe un marco de referencia denominado las 5 C del Crédito que contiene los factores que los bancos utilizan para ponderar la probabilidad de incumplimiento del cliente y en base a esto tomar la decisión de conceder o no el crédito, ya sea personal o corporativo.  El entendimiento de estos factores le permitirá al consumidor cuidar y mejorar su acceso al crédito, así como a conocer sus límites de endeudamiento.  A continuación las 5 C del crédito:     


  1. CARÁCTER: se refiere a la reputación del cliente manifestada en la forma en que ha cumplido sus compromisos financieros previos. Se ha vuelto común el uso de las referencias de una entidad independiente de crédito. En nuestro país de esto se encarga la Asociación Panameña de Crédito (APC) que brinda a sus asociados, previa autorización del cliente, un compendio del historial de morosidad.  De esta manera se puede saber si un cliente ha tenido demoras o litigios para cumplir sus compromisos. Este es el factor de entrada; si hay dudas al respecto del carácter, el crédito difícilmente prosperará. 
  2. CAPACIDAD: mide la fuente primaria de pago de la deuda, es decir la capacidad constante de generación de efectivo del cliente para cubrir los compromisos del crédito.  Se estima por medio del cálculo de ingresos disponibles luego de cubrir los costos y gastos de una actividad.  Si el remanente es muy estrecho o variable, el monto del crédito disminuye o no prospera.
  3. COLATERAL: mide la segunda fuente de pago también conocida como garantía.  La garantía son los bienes (terreno, edificación o plazo fijo) que se dejan como respaldo al cumplimiento del crédito.  A mayor el valor de la garantía, mayor el valor del préstamo.  Es necesario reiterar algo: el negocio del crédito es cobrar lo prestado en efectivo; la garantía es una seguridad adicional por lo que no debe ser la base de un préstamo.
  4. CAPITAL: consiste en el patrimonio del cliente, es decir aquellos bienes que no debe a nadie.  A mayor capital, más tiene en juego el cliente en caso de incumplir y por lo tanto menor será su tendencia a comportamientos de riesgo con el dinero. Adicionalmente, más tiene el banco sobre que demandar en caso de deterioro.
  5. CONDICIONES: este factor se refiere a la condición económica de la actividad generadora de ingresos; si el sector pasa por un mal momento se tendrá mayores dificultades para obtener un crédito.   

La asignación de un crédito se basa en el análisis integral de los factores mencionados.  Si hay alguno con debilidades, puede entrar otro a remediarlo.  Téngalos presente al momento de pedir un crédito porque su acreedor estará midiendo sus 5 c.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Publicar un comentario